viernes, 21 de agosto de 2009

Querido día:

¡Bienvenido!
Gracias por tu luz

Por lo que hoy lleves en tus alforjas para cada uno...

Por esa esperanza que se renueva...

Por cada ola, cada barca, cada mota de vida que despierta...
¡Gracias por cada rayo de luz que enciende la negra noche y da color a la vida!