domingo, 9 de septiembre de 2018

La Leyenda del "Salto del gitano"




Uno de los lugares de obligatoria visita en el Parque Nacional de Monfragüe (Cáceres) es el Roquedo de Peña Falcón, conocido más popularmente como “el Salto del Gitano“.


Cierto día, en el siglo XIX, dos tratantes de ganado se dirigían desde Plasencia hasta Trujillo para vender en el mercado una cuadrilla de mulas y caballos, cuando se encontraban atravesando el actual Parque de Monfragüe comenzó a ponerse el sol y se vieron obligados a hacer noche en unos chozos situados junto a Villarreal de San Carlos. Durante la noche y mientras dormían, alguien desde la distancia los observaba. Era un robusto, bravo y sanguinario bandido de etnia gitana que desde la lejanía esperaba el momento oportuno para asaltarlos. Comenzó a amanecer y los comerciantes se pusieron en marcha, el bandolero gitano pensó que aquel era el momento y a punta de navaja los sorprendió apoderándose de la cuadrilla de mulas y caballos. Una versión de la leyenda cuenta que los tratantes fueron asesinados tras su encontronazo con el ladrón sin embargo otra interpretación habla de que nada más verle huyeron despavoridos. Sea como fuere, el caso es que el bandolero, una vez robó los animales, montó en una de las mulas atando el resto a remolque y comenzó a alejarse del lugar con premura.


Al poco tiempo topó con una pareja de guardias civiles que le dieron el alto. Al verlos rápidamente desmontó de la mula y huyó desesperadamente campo a través, los guardias fueron tras él. La persecución fue larga, escapó por la Sierra de las Corchuelas hasta que llegaron a un enorme roquedo sobre el río Tajo, la Peña Falcón. El malhechor se paró en el mismo precipicio del roquedo, miró hacia abajo y vio un enorme barranco, giró la cabeza hacia atrás y vio aproximarse a la Benemérita, se encontraba atrapado, pero sin pensárselo dos veces cogió carrerilla y saltó desde lo alto del roquedo. Milagrosamente de un salto consiguió cruzar el Tajo y aterrizar en la otra orilla sin apenas sufrir algunos rasguños. Los guardias observaron incrédulos el salto que había dado el bandolero y cuenta la leyenda que en ese mismo instante fruto de su asombro los guardias civiles quedaron petrificados.


Y es que como curiosidad geológica decir que en este roquedo una roca forma la imagen de lo que dicen es un guardia civil con su tricornio que mira hacia la gigantesca roca desde donde saltó el bandolero gitano.
(Foto tomada del blog: http://ciudad-dormida.blogspot.com/2011/04/la-leyenda-del-salto-del-gitano-parque.html )



Desde los miradores, a pie de la carretera que une las localidades de Torrejón el Rubio y Plasencia, el vuelo de los buitres leonados resulta incansable. Esta inmensa mole de cuarcita que se despeña sobre el río Tajo es como un gigantesco Arca de Noé. Aquí se refugian numerosas especies de aves que viven en las rocas y en sus cumbres.




martes, 28 de agosto de 2018

Villardeciervos y el contrabando


La Sierra de la Culebra que se extiende desde cerca de Puebla de Sanabria hasta el río Esla, acoge, a sus pies, a Villardeciervos, una localidad zamorana de menos de 500 habitantes. Declarado conjunto histórico-artístico, este pueblo constituye un bello ejemplo de la arquitectura rural de La Carballeda. Sus ricas construcciones  son de piedra de sillería en su mayoría, con cerramientos en maderas nobles y tejados en la anaranjada teja tradicional. 




Villardeciervos fue importante centro distribuidor de toda clase de materiales y alimentos procedentes de Portugal. Ello generó a lo largo del pasado siglo y principios de éste, una economía boyante a la que, por el contrario, fueron ajenos otros municipios de la zona.



Lo que realmente define el desarrollo de Villardeciervos fue su contrabando desde 1850. Lugar de fronteras, adquiere riquezas comerciando con tabaco que bajaba de Santander, ropa de algodón, sal... El contrabando fue fuente de grandes fortunas.


"En Villardeciervos, algunas familias tenían dinero y eso les otorgaba poder en plaza y poder político y económico, no solo en Villardeciervos, sino también en Madrid. Hablamos del Clan de los Cervatos como estos grupos familiares que vivieron y sacaron sus ganancias del contrabando, que tenían la mejor red de distribución que haya existido en toda España. Ese clan sacaba provecho para ellos pero también para el pueblo. Se dedicaron a construir casas, que eran verdaderas fortalezas por fuera y por dentro. De entre todos los personajes cervatos, destaca Rafael Romero, un mecenas extraordinario. De su altruismo con el pueblo surgieron las escuelas con sus muebles y biblioteca, el salón de baile, la fuente de la Plaza, el altar de Santo Antonio, el reloj de la torre, además de dotar de alcantarillado al pueblo."


Hasta los años cuarenta del siglo pasado, cualquier infección de origen bacteriano podía acabar con una persona. Una simple herida podía complicarse y matar en unos días.

La penicilina era más valiosa que el oro y, por ello, era objeto de deseo y de contrabando.  1.250 dólares de la época por cada ampolla (1944). Era conseguida  de estraperlo o contrabando. La medicina  procedía de EEUU y Gran Bretaña y entraba por Portugal, Gibraltar... , a Galicia, Zamora... Una de estas localidades fue Villardeciervos.


En la película británica de 1949 "El tercer hombre", ocupa un puesto importante el contrabando de penicicilina en la Europa de posguerra. Esas escenas oscuras en un ambiente opresivo no distaban mucho de lo que se vivía en España.



Otra película, "Mercado prohibido", trata el tema del contrabando y venta abusiva de antibióticos. El jefe de una banda de traficantes se ve obligado a implorar entre todos aquellos que engañó y traicionó muchas veces, unos gramos de la droga que salvará a su hijo. Un empresario supuestamente modélico, en realidad se dedica al contrabando de penicilina, para lo cual emplea su almacén frigorífico en el que conservar el producto, el mismo espacio en que se almacenaba el pescado, negocio que esta organización criminal utilizaba como tapadera... 


Y como siempre, donde hubo, algo queda... Es un bonito pueblo por el que merece la pena pasear y disfrutar con sus magníficas construcciones de piedra y sus espléndidos espacios naturales.


domingo, 3 de diciembre de 2017

Paseo por la Sierra de Bernia


A pesar del fuerte viento y del frío (7 grados), un paseo por la Sierra de Bernia siempre es una experiencia muy agradable.


Las vistas desde este promontorio son espectaculares y un día de buena visibilidad como hoy se puede apreciar la isla de Ibiza.


Cap de Moraira


Serra del Montgó



Atravesar la sierra por el "Forat", toda una experiencia...




Espectacular la salida a la vertiente sur...



Mi campeona


Acentor refugiándose del viento.


Iniciamos la senda que recorre las paredes de la sierra, camino del "Fort".


Altea y Serra Gelada


En el horizonte tres sierras emblemáticas de Alicante: Puig Campana, Ponoig y Aitana.




En lo más alto la cima de Bernia y en primer plano restos de antiguos bancales...


El "Fort", construído por Felipe II hacia 1562 para paliar los ataques berberiscos, fue derruído años después vista la inutilidad de esta fotificación. Dado su emplazamiento, los soldados nunca llegaban a tiempo para defender a la población de dichas incursiones piratas...



Y llegó la hora de la comida y la charla distendida. Buscamos uno de los pocos lugares que nos protegían del frío y del fuerte viento. ¡Hasta hubo vino y licores!


Una jornada muy agradable, con amigos de hace años que no dejamos de hacer camino a pesar de que algunos estamos "tocados" de algún mal oseo-muscular... Esto rejuvenece, da energía..., ¡revitaliza!

lunes, 28 de agosto de 2017

Amaneceres


Para asistir a este espectáculo hay que levantarse muy temprano, pero como veis merece la pena.
¡Madrugar tiene premio!