lunes, 31 de agosto de 2009

Edurne, a por el decimotercer ochomil

Edurne Pasaban Lizarribar, nació el 1 de agosto de 1973 en Tolosa, Guipúzcoa. Edurne es una de las pocas alpinistas especializadas en las expediciones a los ochomiles himalayos. Actualmente es una de las pocas mujeres comprometidas en la carrera para conquistar todos los 14 ochomiles del planeta, aún no conseguidos en su totalidad por ninguna mujer.
Atrás quedaron los malos tiempos. La depresión, que mantuvo año y medio a Edurne Pasaban quizá en su momento vital más difícil. El desánimo que vivió con Juanito Oiarzabal en el durísimo descenso del K-2, que le costó la amputación de dos falanges de dos dedos de los pies. Completamente recuperada, la alpinista guipuzcoana afronta ahora el mayor reto de su vida deportiva al intentar convertirse en la primera mujer que corone los catorce "ochomiles" del planeta, de la mano de "Al filo de lo imposible", el programa que tanto le ha ayudado en su vida deportiva. El proyecto se extenderá en un plazo de dos a tres años. El 18 de Mayo de 2009, Edurne Pasaban coronó con éxito, a pesar de las dificultades, su 12º ochomil: Kanchenjunga (8.598).
Por orden cronológico ha ascendido los siguientes ochomiles:

Everest (8.848 m.), China/Nepal, 23 de mayo de 2001
Makalu(8.465 m.), China/Nepal, 16 de mayo de 2002
Cho Oyu (8.201 m.), China/Nepal, 5 de octubre 2002
Lhotse (8.516 m.), China/Nepal, 26 de mayo de 2003
Gasherbrum II (8.035 m.), China/Pakistán, 19 de julio de 2003
Gasherbrum I (8.068 m.), China/Pakistán, 26 de julio de 2003
K2 (8.611 m.), China/Pakistán, 26 de julio de 2004
Nanga Parbat (8.125 m.), Pakistán, 20 de julio de 2005
Broad Peak (8.047 m.), China/Pakistán, 12 de julio de 2007
Dhaulagiri (8.167 m.), Nepal, 1 de mayo de 2008
Manaslu (8.156 m.), Nepal, 5 de octubre de 2008
Kangchenjunga (8.598 m.), India/Nepal, 18 de Mayo de 2009

En la actualidad sólo le quedan dos montañas, para ser la primera mujer del planeta en escalar las 14 montañas más altas del mundo, Shisha Pangma (8.030) y Annapurna (8.091).
Hoy la he oído en la radio, me admira y me llena de envidia lo que hace. Ha contado entre otras muchas cosas que la montaña ha cambiado, que ve transformaciones, que la meteorología ya no es como antes, que a veces no saben qué van a encontrarse...
Si hay suerte y todo sale como han programado coronará el Shisha Pangma en octubre, su decimotercer ochomil.
Ánimo Edurne, te deseo que hagas cumbre y lo que es más importante, que vuelvas para contarnoslo.
Confieso que me he emocionado viéndola en este vídeo coronando el Kangchenjunga en mayo de este año.


En este otro Edurne llega al campo base del Kangchengjunga exhausta y emocionada tras una peligrosísima bajada desde la cumbre.