lunes, 1 de junio de 2009

Leyenda de "L'Encantà"

El barranc de l’Encantà (Planes-El Comtat) debe su nombre a una leyenda posterior a la Reconquista que el erudito botánico Antonio Cavanilles recoge en su obra Observaciones:
“...barranco que la credulidad llamó de la Encantada por la piedra circular de unos cinco pies de diámetro, que en forma de ventana cerrada se ve en la garganta del barranco a 20 pies sobre el nivel ordinario de las aguas. En esta fingió el vulgo la boca de cierta mina donde los Moros escondieron sus tesoros y dexáron encantada una doncella, que cada cien años sale para volver á entrar en el mismo día.”
Entre nombres tan evocadores como la "Penya de l'espill", el "Tossalet de la Dona" o el "Morro de l'Encantada", los plegamientos son seccionados a golpe de la poderosa dama acuática y la corteza caliza se contagia de la leyenda que ronda por estos parajes cargada de hechizos moriscos. En tan sugestivo escenario, una doncella es el personaje principal de un sortilegio que la convierte en celosa guardiana de tesoros encerrados por los moros en una cueva del abrupto barranco , ante su inmediata expulsión. La tradición oral ha recogido lo que la imaginación ha ido tejiendo durante siglos y la aparición de la joven encantada cada 100 años, es una correcta fantasía que rodea y acompaña al caminante.
Segons la història relata, i la veritat pot ser,
una senyora molt guapa li va eixir a un llenyater.
Li ensenyà un collar de plata, amb un diamant i un rubí:
"¿què és el que vols, la joia, o t'estimes més a mi?"
Li contestà que la joia: "sempre seràs desgraciat,
en aquella penya tan alta tinc un palau encantat.
Mai seràs ditxós, si m'hagueres volgut a mi
la fortuna que hi ha allí haguera segut dels dos"
Damunt d'una aura boreal, a l'amanéixer l'aurora,
desapareix la senyora i el pobre es queda igual.
Si us ha agradat la dita, no la tingueu per falòria,
que és la vertadera història del barranc de l'Encantà.