lunes, 8 de junio de 2009

Santa Marta de Tera y la Memoria Histórica

Fosa común en la localidad zamorana de Faramontanos de Tábara EFE/Archivo-EFE

Zamora abre las primeras fosas con autorización judicial

Dos fosas comunes de Santa Marta de Tera (Zamora), en la que están enterradas personas asesinadas en la Guerra Civil, serán hoy las primeras en abrirse con autorización judicial, después de que el Juzgado de Benavente haya atendido el requerimiento del juez Baltasar Garzón. Las dos fosas están situadas en las inmediaciones del cementerio municipal de la localidad y en ellas puede haber siete u ocho varones asesinados, según fuentes de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH), Santiago Macías.Las dos fosas están contiguas y se sospecha que en ellas fueron enterradas personas fusiladas junto a la tapia del cementerio de Santa Marta de Tera en agosto y octubre de 1936. En todos los casos las familias de los desaparecidos han dado su conformidad para que se desentierren los restos mortales de estas personas.Un cura se salvó. Cuatro de los hombres que podrían estar enterrados en una de las fosas fueron detenidos en la localidad leonesa de Destriana mientras trabajaban el día 22 de agosto de 1936. A éstos los subieron en un camión que se dirigió a La Bañeza, donde "seguramente también fue subido don Guillermo, cura de Ribas de la Valduerna". Según la ARMH, parece ser que la intervención de un militar obligó a los falangistas que conducían el camión a que liberaran al cura mientras que el resto de prisioneros pasaron varias horas recluidos en la casa-cantina de la plaza Mayor de La Bañeza. Los "cuatro de Destriana" "fueron asesinados al atardecer" en el paraje del término municipal de Jiménez de Jamuz conocido como los "Corrales de la Gándara". Desde ese lugar fueron trasladados hasta Camarzana de Tera, donde el alcalde de la localidad ordenó que fueran enterrados en el atrio de la iglesia de Santa Marta. (Levante EMV) (Noticia de EFE-EUROPA PRESS ZAMORA)

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) procederá hoy, lunes 9 de junio, en la localidad zamorana de Santa Marta de Tera, a la localización y exhumación de dos fosas comunes en las que están los cuerpos de cuatro personas fusiladas por falangistas durante la Guerra Civil.
De este modo, la ARMH participará en la que será la primera intervención judicial en una fosa común después de que el juez B.Garzón se inhibiera de la causa del franquismo en la Audiencia Nacional y la remitiera a los juzgados territoriales en los que habían sido reclamadas exhumaciones de fosas comunes, según informaron a Europa Press fuentes de la Asociación.
En concreto, uno de los fusilados fue Baltasar Carbajo Vidales quien participó en la creación de la comunidad de regantes de Destriana y militó en la Sociedad de Trabajadores de la Tierra. Tenía 28 años cuando fue asesinado y ha sido reclamado por sus hijos y una hermana que vive.
También fueron detenidos José Villalibre Toral, de 39 años reclamado por su hija; Baltasar Vaderrey Turrado, de 42 y reclamado por sus nietos, y Aquilino Ortega Villahoz, de 50 y también reclamado por sus nietos. (Yahoo España Noticias)
Baltasar Valderrey, Baltasar Carbajo y José Villalibre, enterrados en una de las dos fosas de Santa Marta.
ABC.es - Es la primera vez que la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica logra el aval judicial en su lucha para que los asesinados por el bando nacionalista durante la Guerra Civil reciban un entierro digno.
El vicepresidente de la asociación, Santiago Macías, ha explicado que tienen documentados otros 15.000 casos de familiares que buscan a desaparecidos siete décadas después, aunque en su mayoría son fallecidos en el combate bélico y no a más de 200 kilómetros del frente de batalla más cercano, como ocurre en este caso.
Contar con el apoyo judicial en las excavaciones de las fosas comunes supone "un hito" para esta asociación.
Ello permite disponer de más medios y tener el reconocimiento implícito del Estado, después de años en los que este tipo de desenterramientos se han llevado a cabo únicamente por voluntad de los familiares de los desaparecidos.
El ejemplo de la juez de Benavente ya ha sido seguido por algunos otros de los 62 juzgados de instrucción a los que remitió el caso Baltasar Garzón y ya ha habido avances en la causa en Palencia o en Jaén.
Pero será en Santa Marta de Tera, una localidad zamorana de 315 habitantes por la que cada año pasan 14.000 peregrinos camino de Santiago, donde primero se cerrarán las heridas de la Guerra Civil.
El concejal de Santa Croya de Tera, Manuel Alonso, que de niño residió en Santa Marta, ha asegurado a Efe que en el pueblo todos conocían la historia de las fosas comunes y en los primeros años incluso había familiares que el Día de los Santos se desplazaban desde León para honrar a sus seres queridos.
Fueron enterrados en las inmediaciones del cementerio, ya que al igual que a los que se suicidaban se les privó del derecho de recibir sepultura en el camposanto.
Por este motivo, es de especial importancia que recuperen la honra y los restos mortales regresen a su localidad de origen, tal y como han apuntado los familiares de los ajusticiados.
Isabel Martínez, ha rememorado cómo en agosto de 1936 llegaron a Destriana un grupo de hombres con un listado de nombres y pidieron a su abuelo, José Villalibre, que localizara a esas personas y, cómo no encontró a todos, le llevaron a él también para tomarle declaración, aunque nunca más volvieron a verlo.
Revivir estos hechos deja a los familiares una sensación agridulce en la que se mezcla la tristeza y la emoción por pasar página tras 73 años. (EFE aff/ibs/pddp)

"Camino de Santiago cerca de Santa Marta de Tera" (Wikipedia)

Al norte de la provincia de Zamora, en pleno valle del río Tera (el "Padre Tera") y a unos 27 kilómetros de Benavente, se encuentra esta localidad. Este pequeño pueblo es más conocido por el monumento que se encuentra en la Plaza Mayor. Se trata de una Iglesia románica construida en el siglo XI. Al cabo del año cuenta con muchas visitas tanto de turistas que se acercan a verla como de peregrinos que realizan el Camino de Santiago.