jueves, 9 de abril de 2009

Dos Saetas



La Saeta

¿Quién me presta una
escalera,
para subir al madero,
para quitarle los clavos
a Jesús el Nazareno?
Saeta Popular

¡Oh, la saeta, el cantar
al Cristo de los gitanos,
siempre con sangre en las manos,
siempre por desenclavar!
¡Cantar del pueblo andaluz,
que todas las primaveras
anda pidiendo escaleras
para subir a la cruz!
¡Cantar de la tierra mía
que echa flores
al jesús de la agonía,
y es la fe de mis mayores!
¡Oh, no eres tú mi cantar!
¡No puedo cantar ni quiero
a ese Jesús del madero,
sino al que anduvo en el mar!

Antonio Machado

Para una castellana de Zamora, la música de la Semana Santa está grabada en las entrañas, casi a fuego... Aún hoy en día me sobrecoge, invadiéndome una profunda tristeza, se erizan los vellos de los pies a la cabeza y me produce una sensación extraña que me paraliza y me abstrae tanto que a veces pienso que eso debe ser el trance místico... ¡Qué procesiones las de aquellos días en que los militares ocupaban los desfiles y tocaban sus marchas, esos clarinetes y tambores, el paso marcial, bailando la triste imagen todos a un tiempo, esos vestidos con túnicas y "capiruchos" que a los niños nos daban tanto miedo, velas y velones encendidos, las mujeres todas de negro y con velo...! Expectacular puesta en escena,y el pueblo detrás en procesión, extasiado, formando parte de todas estas pasiones interiores que danzan al compás de la música.
Sí señor, la iglesia católica hay que reconocer que "su trabajo" lo ha hecho muy bien.
Esta Saeta me ha producido la mismísima sensación de antaño. Confieso que he llorado. Probad a cerrar los ojos... A ver qué pasa.