lunes, 16 de agosto de 2010

Caín y el señor

"...Al entrar en el campamento se dio de bruces con el becerro de oro y la gente danzando alrededor. Entonces le echó la mano al becerro, lo partió, lo redujo a polvo y volviéndose a aarón le preguntó, Qué te ha hecho este pueblo para dejarlo cometer un pecado tan grande, y aarón, que, con todos sus defectos, conocía el mundo en que vivía, respondió, Oh, mi señor, no te irrites conmigo, bien sabes que este pueblo está inclinado hacia el mal, la idea fue de ellos, querían otro dios porque ya no creían que tú regresarías, y seguramente me habrían matado si me hubiera negado a cumplir su voluntad.

Oyendo esto moisés, se puso a la entrada del campamento y gritó, Quien esté con el señor que se una a mí. Todos los de la tribu de leví se unieron a él y moisés proclamó, He aquí lo que dice el señor, dios de israel, Tome cada uno una espada, regrese al campamento y vaya de puerta en puerta matando al hermano, al amigo o al vecino.


Y así fue como murieron cerca de tres mil hombres. La sangre corría entre las tiendas como una inundación que brotase del interior de la propia tierra, como si ella misma estuviera sangrando, los cuerpos degollados, los vientres abiertos rajados por la mitad yacían por todas partes, los gritos de las mujeres y de los niños eran tales que debían de llegar a la cima del monte sinaí, donde el señor se estaría regocijando con su venganza.

Caín no podía creer lo que estaba viendo con sus ojos. No bastaban sodoma y gomorra arrasadas por el fuego, aquí, en la falda del monte sinaí, quedó patente la prueba irrefutable de la profunda maldad del señor, tres mil hombres muertos sólo porque le irritaba la invención de un supuesto rival en figura de becerro, Yo no hice nada más que matar a un hermano y el señor me castigó, quiero ver que quien va a castigar ahora al señor por estas muertes, y luego continuó, Lucifer sabía bien lo que hacía cuando se rebeló contra dios, hay quien dice que lo hizo por envidia y no es cierto, es que él conocía la maligna naturaleza del sujeto."

Caín
José Saramago (Edit. Alfaguara, 2009)
(Cap.8)

2 comentarios:

El tejon dijo...

Todavía esdtoy triste por la perdida de Saramago Transi. Estoy buscando "La balsa de piedra" que es de lo poco que me falta de leer de él.
Un abrazo.

Transi dijo...

Hola Tejón, me pasa lo mismo. Seguía sus palabras, alguno de sus poemas y su mensaje me llegaba plenamente... Este verano he leído varios de sus libros, y los he devorado con fruición; han calado muy hondo, oyendo al maestro, me siento menos sola y en cierta manera me da esperanza.
Un abrazo.