sábado, 17 de julio de 2010

Fuegos a la Señora del Monte Carmelo

Calma chicha, ni una caricia de brisa, noche plomiza...
Los fuegos por ello no brillaron como acostumbran.
Aún así siempre son un espectáculo digno de ver.