martes, 21 de julio de 2009

Santuario Ibérico del Tossal de la Malladeta

Las excavaciones que se han realizado desde 2005 a abril de 2009 en el santuario ibérico del Tossal de la Malladeta en Villajoyosa (Alicante), han permitido confirmar que el viejo santuario ibérico costero se mantuvo en uso hasta al menos el reinado del emperador Nerón, poco después de mediados del siglo I después de Cristo.
Los materiales romanos encontrados han confirmado que el viejo santuario fue tolerado y posiblemente potenciado por el poder romano, hasta la concesión del estatuto de municipium a Villajoyosa en el año 74 d.C. por el emperador Vespasiano, un privilegio que sólo poseen 10 ciudades de la Comunitat Valenciana.

Con la concesión del estatuto de ciudad latina, los cultos religiosos se trasladaron a nuevos templos construidos en el propio núcleo urbano, bajo la actual Villajoyosa. La zona del yacimiento de La Malladeta, en la que se ha estado trabajado hasta hace muy poco, se diferencia de las excavadas en campañas anteriores por una presencia mucho mayor de cerámicas finas imperiales, procedentes sobre todo de Italia y del sur de Francia; de recipientes de vidrio soplado; de lámparas de aceite de oliva de cerámica decorada y otros objetos característicos imperiales.
Además, en el yacimiento han aparecido nuevos fragmentos de estatuas de cerámica con la representación de la diosa madre mediterránea, de la que ya habían aparecido otros fragmentos en anteriores excavaciones, y una cuenta de un collar de gran tamaño, de la época púnica, realizada en pasta de vidrio y decorada con ojos, un motivo que se utilizaba contra el mal de ojo.

Las excavaciones forman parte del proyecto Villajoyosa Ibérica, una iniciativa que lleva a cabo una misión arqueológica francesa del Centre National de la Recherche Scientifique (CNRS) y el Ministerio de Asuntos Exteriores de Francia. El proyecto se enmarca, a su vez, en el de 'Urbanisme et architecture de l'Age du Fer en Espagne Orientale', que dirige Pierre Rouillard.
El equipo franco español del proyecto Villajoyosa Ibérica: territorio, santuario y fronteras, ha hallado en los acantilados del en el Tossal de la Malladeta dos habitaciones parcialmente excavadas en la roca y que conservaban suelo original. Hasta ahora no había sido posible dada la extrema pendiente del yacimiento, que obligó a sus habitantes a construir en terrazas artificiales que han sufrido una fuerte erosión a lo largo de los siglos.

El yacimiento, a los pies de la Torre de la Mallaeta

Se trata de un santuario ibérico que perteneció a la importante ciudad ibérica que existió bajo lo que hoy es Villajoyosa, y que fue el lugar central del territorio que hoy conocemos como la comarca de la Marina Baixa.
(Un grupo de arqueólogos ha descubierto, bajo el casco urbano por desgracia, los restos de la buscada ciudad romana de Allon, origen urbano de la actual Villajoyosa. El libro tercero de cartografía del griego Estrabón -siglo I d.C.-, citaba cuatro entidades urbanas con categoría de municipium en la hoy provincia de Alicante: Ilici-Elche, Lucentum-Alicante, Dianium-Denia y Allon.)