lunes, 16 de marzo de 2009

Rincones de Agres

Padre, confieso que desde hace tiempo estoy enamorada de Agres.
Me siento feliz respirando su aire (en invierno a hogar y leña, en verano a vida), escuchando la melodía del agua con la que convive (molino, lavaderos, innumerables fuentes...), pisando sus sendas y caminos que nos llevan de los campos a la cima.Empinado pueblo como pocos, en la falda norte de la Sierra de Mariola, que respira historia..., de peregrinos y milagros.
(¡Leyendas hay!)
Por sus calles nos empapa inevitablemente la religiosidad del lugar y son visibles las huellas de las culturas que por allí pasaron.
El Monasterio arriba, los fieles e infieles, abajo.

El Vía Crucis...

Para saciar la sed... (cualquiera que sea)




Las casas buscan la protección de la Virgen y los santos...


Indica al que peregrina el camino al Santuario (¿Quién no es peregrino en esta vida?)

Vidriera de la Iglesia del Convento.A este grupo los conocimos a la salida del convento, alguien les dijo que les verían en el mundo entero...y posaron para la foto así de guapos. Pasamos un momento divertido.
SALUDOS!

3 comentarios:

Choper dijo...

Ya sabía yo que “me estaba siendo infiel”, mejor dicho, ella siempre es fiel a cada rincón de este precioso pueblo engalanado con sus innumerables fuentes, cada una de ellas de formas diferentes y con una cerámica que las ensalza todavía más; es fiel a su situación, en la ladera de su queridísima Mariola y además con el aliciente de un majestuoso monasterio en clavado en un lugar de paz y tranquilidad, donde asombra su iglesia tan bien cuidada; es fiel consigo mismo pues le crea felicidad y ninguno de nosotros estamos sobrados de ella, de felicidad y también de esta nuestra amiga. Está claro, está enamorada de todo lo que envuelve este paradisíaco lugar y no debemos estar celosos de ello pues sabe hacernos copartícipes de su buen estado de ánimo y del aire tan limpio del lugar. En fin, naturaleza, fuentes, molino, monasterio, melodía de agua, sendas, caminos, lavaderos...y uno mismo, todo lo que pretendemos es que se sienta feliz...con estas imágenes parece que hayamos compartido el día contigo ; sobra ya decirte que hemos disfrutado mucho de este paseo virtual...o habrá sido real?

Transi dijo...

Tú sabes que yo no soy ser de un solo pueblo y además ya sabrás que no todo el monte es Sierra...
Me gusta sentirme salvaje, me gusta trotar libre por riscos y pastar donde me plazca... (aunque sea ya con aspecto de cabra vieja).

fernando dijo...

Con todo un campo de flores, blancas y rosáceas a tu disposición has elegido tan solo estas, que por cierto están espectaculares, unas en primer plano y la otra de perfil que deja distinguir perfectamente sus estambres.