sábado, 28 de marzo de 2009

Miguel, Poeta del Pueblo

"En Orihuela, rodeada del oasis exuberante de la huerta del Segura, nació Miguel Hernández el 30 de octubre de 1910. Hijo de un contratante de ganado, su niñez y adolescencia transcurren por la aireada y luminosa sierra oriolana tras un pequeño hato de cabras. En medio de la naturaleza contempla maravillado sus misterios: la luna y las estrellas, la lluvia, las propiedades de diversas hierbas, los ritos de la fecundación de los animales. Por las tardes ordeña las cabras y se dedica a repartir la leche por el vecindario..."
Murió en la cárcel de Alicante el 28 de marzo de 1942.
Este fin de semana se celebra "La senda del poeta", miles de personas recorren en tres días los lugares en que Miguel nació, vivió, se enamoró...y murió. Mañana llegan al cementerio de Alicante, donde está enterrado.
Buen momento para releer su obra, su mensaje, sus palabras, el amor a su pueblo y a su amada, el horror de la guerra, el dolor de su carne azotada y de cárceles peregrina...

Para la libertad sangro, lucho, pervivo.

Para la libertad, mis ojos y mis manos,

como un árbol carnal, generoso y cautivo,

doy a los cirujanos.

Para la libertad siento más corazones

que arenas en mi pecho: dan espumas mis venas,

y entro en los hospitales, y entro en los algodones

como en las azucenas.

Para la libertad me desprendo a balazos

de los que han revolcado su estatua por el lodo.

Y me desprendo a golpes de mis pies, de mis brazos,

de mi casa, de todo.

Porque donde unas cuencas vacías amanezcan,

ella pondrá dos piedras de futura mirada,

y hará que nuevos brazos y nuevas piernas crezcan

en la carne talada.

Retoñarán aladas de savia sin otoño

reliquias de mi cuerpo que pierdo en cada herida.

Porque soy como el árbol talado, que retoño:

porque aún tengo la vida.

M. Hernández "El hombre acecha"