martes, 3 de marzo de 2009

AMANECE, que ya es!

Se repetirán los lugares, los edificios, hasta las piedras y las barcas... Pero la LUZ, esa luz que me atrapa y me atrae al confín del mar, se me aparece cada mañana nueva y diferente..., como una tierna criatura recien nacida!
En ocasiones por azar la luz se escapa de las prisioneras nubes y aparecen formas que nos recuerdan que también el mal existe, que hay que estar vigilantes de nuestros pasos, para que al acabar el día retornemos a nuestros hogares con el alma reconfortada y viva.

2 comentarios:

fernando dijo...

Decir FABULOSOS!!! quizá se queda corto para definir estos cielos del Mediterráneo, que más bien parecen que estén aterciopelados, más que cada día diferentes, según a que horas, del mismo día; incluso para la posible vida exterior que puedad haber, les resultará alucinante el adorno celeste que poseemos todos los dias y se plantearán incluso si están visitando el mismo planeta.
Simplemente geniales...tendré que buscar más adjetivos para poder definir estos amaneceres en su justa medida...y ya hablaremos de la máscara.

Transi dijo...

ERES GENIAL FERNANDO!
No sé de dónde sacas tanta poesía, tanto acierto, tanta variedad de comentarios..., sin repetirte. Me ha gustado esa idea que has introducido sobre los visitantes ajenos a nuestra casa planetaria...Te imaginas que nos estén estudiando? Qué pensarán de nosotros?
Estarán ahí fuera o ya están dentro? Nos los hemos inventado?
A lo que vamos, a la luz del alba...Irrepetible en sus formas, en sus dibujos, en su intensidad, los reflejos en el cielo, el agua y la materia...No quiero aburrir.
Será que largo tiempo estuve entre tinieblas?
Qui lo sai! (pero puede ser...)
(Y quién no?)