martes, 3 de abril de 2012

Jacques Mayol, mi héroe de las profundidades

Con 12 años a punto estuve de ahogarme en una piscina... No sabía nadar..., estaba sola... y el agua me atraía tanto que me confié... Salí como pude, con apenas un hilillo de respiración...Mi Angel de la Guarda actuaba de nuevo... Con el tiempo aprendí a nadar malamente, sin confianza, donde no cubriera y mis pies tocaran suelo... Primero estilo perro..., despues extendiendo un poco más mis brazos y mis piernas... Incluso, con gafas que cubrieran mi nariz, me atrevía a meter la cabeza bajo el agua...
Y pasó el tiempo, y me hice mayor..., y no conseguía sentir confianza y disfrutar en el agua. Pero sabía que me estaba perdiendo algo maravilloso...
A base de dedicarle horas al medio acuático y de gozar cada día más en él, ahora puedo decir que en el agua o bajo ella es donde más feliz me siento. Ya no hay rastro de él, he vencido al miedo. Comienza el goce!

...En esto estaba yo hace unos días cuando leí que las ballenas y delfines eran mamíferos de agua dulce (podría ser que tuvieran ancestros comunes con el hipopótamo), que retornaron al mar hace ya unos cuantos millones de años... Evolución de las ballenas
Mmmmm..., entonces se me ocurrió la siguiente pregunta loca... ¿Podría ocurrirle algo así al humano en otros pocos millones de años?...
Hablando con un amigo de esto..., me sugirió ver la película "El gran azul", donde se relataba una historia en la que al final un buzo se pierde en las profundidades marinas...
Y entonces apareció en mi vida... Jacques Mayol.

"En el mítico reino del 'kraken', la Atlántida y el 'Nautilus' se sumergió un hombre fiado en su amor al mar y la fuerza excepcional de sus pulmones. La aventura vital de Jacques Mayol, campeón de apnea, investigador de las capacidades submarinas del ser humano, amigo de los delfines, es la de un verdadero héroe de las profundidades..." El desarraigado hombre delfín
(Genial artículo de Jacinto Antón para El País)

"Es difícil juzgar el legado del hombre delfín francés. Seguramente no está tanto en su mensaje filosófico ni en sus ideas visionarias. Rompiendo con la gran tradición depredadora y extrañada de la penetración de nuestra especie en el mar, Mayol propuso un nuevo modelo de una emotiva pureza, lleno de respeto, casi está uno tentado de escribir amor, y en el que el viejo horror a los abismos y a la asfixia se trocaba en una suerte de dulzura maravillada. Como si -imposible pero hermoso sueño- el camino de la aventura de las profundidades nos condujera, en realidad, a casa."

Jacques Mayol fue un gran maestro del autocontrol, llegando incluso a controlar su ritmo cardíaco. Practicaba el yoga a un nivel muy alto, muchos años y cada día hacía auténticas proezas con su cuerpo. Fue el primer hombre en introducir la técnica del yoga en el mundo de la apnea.

Estoy deseando comenzar la temporada de buceo..., para adelantar la temporada hoy mismo me he comprado un traje de neopreno y unos guantes... El gran azul me llama...

"...al que le guste bucear seguramente habrá experimentado esa impresionante sensación de paz, serenidad y tranquilidad que se experimenta estando allí abajo. Allí abajo no hay guerras, no hay discusiones ni problemas, ni tampoco preocupaciones..." Opinión sobre la película El gran Azul
(¿Será por eso que me gusta tanto?)
Es maravilloso, y para mí muy emocionante, ver a Jacques nadando con los delfines en el gran azul. Hay muchos vídeos, pero éste es mi preferido, me emociona:


3 comentarios:

Transi dijo...

No me canso de ver el vídeo... Me emociono cada vez que me sumerjo con Jacques y los delfines... ¡Una danza perfecta!
Estoy segura de que su alma aún está diluída en el gran azul... Cada vez que me sumerja será inevitable recordarte, mi héroe...

Anónimo dijo...

Sinceramente, se como te sientes, tengo 15 años y hace dos tenia miedo a la oscuridad del mar y a la ignorancia de no saber lo que me podria atacar, pero descubri que no hay que tener miedo a la naturaleza, y desde entonces siempre que hago apnea o buceo, pienso en un lema que dice asi: "Al mar no hay que temerlo, hay que respetarlo"

Transi dijo...

Hola Anónimo! Para ser tan joven, qué bien hablas!
(Sólo hay que tener miedo..., al miedo)
Bienvenido!
Un abrazote!