domingo, 23 de marzo de 2008

Que los dioses nos perdonen

"Entraste en la clase a eso de las 9.00, y el segundo avión impactó contra la torre sur a las 9.03. Al cabo de unos minutos, mientras escuchabas sentado a los niños, Andrew Card, el jefe de gabinete de la Casa Blanca, entró en el aula y te susurró algo al oído. Al parecer te comunicó lo del segundo avión y lo de que estábamos "siendo atacados".
Fue en ese preciso instante cuando adoptaste esa expresión, no exactamente distante o perdida, sino paralizada en parte. No transmitía emoción alguna. Y luego..., te quedaste allí sentado durante nada menos que siete minutos, sin hacer nada. Fue, cuando menos, extraño. Escalofriante. Permaneciste sentado en la sillita, escuchando a los niños mientras leían en voz alta durante cinco o seis minutos, como si no hubiera pasado nada de nada. No parecías preocupado, no te excusaste, y ni tus asesores ni los del servicio secreto te sacaron del aula a toda prisa."


Michael Moore - ¿Qué han hecho con mi país, tío?


5 años después de invadir Irak y de las consecuencias que todos sabemos y conocemos...ahora dice que se hizo bien y que todo va mejor...Y además añade al final de su discurso victorioso: ¡QUE DIOS OS BENDIGA!
Sí, con este lelo hecho jefe del mundo...vamos todos apañaos.
Lo que suceda en adelante no será extraño..., el odio crece y se enraiza cada día más..., en tanto, el sufrimiento del pueblo irakí se hace insoportable, qué decir que no refleje mi rechazo absoluto a quienes sustentan en el poder a Bush....Y que comprendería que no fuesemos jamás perdonados...
¡QUE LOS DIOSES NOS PROTEJAN...DE LOS HOMBRES!