domingo, 16 de marzo de 2008

CUSTODIA COMPARTIDA

La Constitución Española reconoce la igualdad de derechos del hombre y la mujer ante la ley...
¿Por qué en caso de separación la custodia de los hijos se da por defecto a las madres? Muy "mala madre" tiene que ser para que se le quite dicho derecho. El padre puede pedir la custodia compartida, pero si ella no accede, se deniega tal posibilidad.
Todo ello, alegan, basándose en el principio de "lo mejor para el menor".
¿Es bueno para un hijo verse privado del contacto habitual con el padre y condenado a verlo "de visita" o el fin de semana alterno que le toque?
¿Y el derecho del padre a ejercer esa tarea tan maravillosa de la paternidad?
¿Tiene que arrastrarse de un juzgado a otro, hacer huelgas de hambre...para demostrar que es buen padre y que desea convivir con su hijo?
Cuando la pareja se rompe toca repartirse los bienes. Y los hijos son buena moneda de cambio en batallas terribles, donde se les indispone contra el otro, donde se compran afectos y voluntades con regalos, donde se pone a prueba los afectos de los niños...
Sin los hijos, sin casa,...algunos hombres no lo pueden soportar y en su desesperación, matan, ...o se suicidan.
Me admiran los que no tiran la toalla y emprenden el largo y tortuoso camino por su derecho y el de su hijo y reclaman la custodia compartida. A medida que los hombres se han implicado más en la crianza de los hijos , más difícil se les hace prescindir de ellos. Eso es bueno para ambos.
Sólo viví con mi padre cinco años. Me negaron la oportunidad de conocerlo, de compartir vivencias y experiencias...Sólo pasé con él, algunos ratos de visita y casi siempre a cambio de mi hermano que se quedaba con la madre.
¿Qué decir de ese juez que partió por la mitad a los hermanos y los dió, "el uno al padre y la otra a la madre"?
Ella aprovechaba cualquier momento para hablar mal de mi padre y de lo malo que siempre fue...Cuando se enfadaba conmigo me echaba en cara lo mucho que me parecía a él y cuanto añoraba a su hijo que había quedado con aquel malvado...¡Cuánto sufrieron los dos!
Con los años he descubierto que como todo ser, mi padre también tenía cosas bellas y positivas y que mi madre tenía razón, nos parecemos bastante. Lo que antaño me dolía, hoy en cierta manera me enorgullece...Soy la hija del "Chulo de Manganeses"...¿Y qué?

Ánimo Carlos, persevera, ganarás tu derecho, y tu hijo y tú no os perdereis nada el uno de la vida del otro..., así, como siempre fue, como ha sido hasta ahora.