domingo, 6 de septiembre de 2009

La Cala de Finestrat y la Torre del Aguiló

Hoy hemos decidido descubrir el entorno de la Cala de Finestrat e ir a la búsqueda de la Torre del Aguiló. Dejamos el coche en la misma playa y lo primero que me impresiona es la cantidad de edificios que rodea la cala, en especial me parece horrible el que están construyendo a pie de playa, en primera línea. Incomprensible.
http://urbanismopatasarriba.blogspot.com/2008/12/la-vila-dio-al-atrium-otra-licencia-con.html


"Amanece tras Serra Gelada"

Dejamos la cala y a pesar del calor trepamos peñas arriba a la búsqueda de la torre. La encontramos, toda cubierta de tela verde y vallada, en obras de rehabilitación. No pudimos ver mucho más de ella, pero gozamos y mucho de las impresionantes vistas que desde allí se divisaban.

"Serra Gelada y su Torre de la Caleta"

La indefinición de los términos municipales en esta zona no es cosa nueva. Como se puede comprobar en este artículo, viene de principios del siglo XVIII. Esta zona, que sólo permitía agricultura de secano, era poco apreciada antes del desarrollo turístico. Actualmente el valor urbanístico de estas tierras es enorme y su fisonomía ha cambiado radicalmente.

A lo largo del tiempo, y sobre todo desde el siglo XVII, el nombre de lo que hoy conocemos como Cala de Finestrat ha ido variando y se ha denominado también la Cala, Rincón de la Cala y Cala de Morales. Estas variaciones se deben a que no siempre ha pertenecido a Finestrat; en otro tiempo formó parte de Benidorm y la Vila Joiosa.

"Vista a poniente, Villajoyosa"

Tradicionalmente ha sido un lugar poco poblado debido a la ausencia de riego, que permitía tan sólo una pobre agricultura de secano. En 1719 Tomàs Sanç, procurador de la señora de Polop y Benidorm, intentó solucionar este problema creando un canal de riego que cogiendo aguas de barranco de Xirles las llevaría hasta la Cala, pero no pudo realizarlo porque el señor de Callosa se sintió perjudicado e interpuso un pleito que paralizó la construcción de la acequia. Además por ser una zona despoblada, alejada de Benidorm y la Vila Joiosa resultaba peligrosa a causa de las incursiones de piratas musulmanes que asolaron nuestras costas hasta 1830. La Torre de Morales que se encuentra cerca de la Cala es un típico ejemplo de las casas-torres que servían para protegerse de dichas incursiones. La Torre del Aguiló, situada cerca de la Cala servía sólo para dar aviso de incursiones piráticas, no para defenderse de ellas.

"Torre del Aguiló"

En dicho año 1717 surgió un contencioso entre Benidorm y la Vila Joiosa por la posesión de la Cala de Finestrat que terminó mal para Benidorm: la Cala pasó a ser propiedad de la Vila Joiosa.
En ningún momento se citan los derechos de Finestrat que durante toda la primera mitad del siglo XIX no incluyó la Cala en su término municipal. Segúns F. Torres Faus hacia 1860 esta zona pasó a estar en su término. En un amojonamiento de 1889 la Cala se incluye en el término de Finestrat.

"Puig Campana"

Actualmente el terreno de la Cala está totalmente urbanizado y resulta muy difícil reconocer el paisaje natural que había antes del “boom” turístico de mediados del siglo XX. Quedan pocos elementos visibles de sus rasgos más significativos: la torre de Morales, la del Aguiló, el Tossal de la Cala y poco más.

"Cap a Finestrat"

A principios del siglo XVII el paisaje era muy distinto ya que la zona de la Cala estaba casi totalmente despoblada. A finales de dicho siglo, con la repoblación de Benidorm, empiezan a roturarse sus tierras. El camino que iba de Benidorm a la Vila Joiosa al llegar a sus inmediaciones trazaba un gran bucle abandonando el litoral y desviándose hacia el interior para volver a la costa en la Vila Joiosa. La existencia de este bucle no tiene mucho sentido y de hecho la actual carretera Benidorm-Vila Joiosa, aunque también se aparta de la Cala, está más próxima al litoral que el antiguo Camino Real. Esto tal vez se deba a que en siglos anteriores era una zona que se encharcaba y por tanto no era transitable. El fenómeno ocurría sobre todo en los meses de otoño e invierno cuando las tormentas marítimas introducían agua salada y las lluvias aportaban agua dulce. El fenómeno se acentuaba porque en aquella época la entrada por mar a la Cala era más estrecha que en la actualidad y los barcos debían entrar de uno en uno. En el siglo XVIII un autor describía la Cala de la manera siguiente:
“ y hacia poniente se halla un estanco de aguas, en el que a veces ai pescado, cuias aguas son parte de el Mar, donde llega en las borrascas y parte de las avenidas de tierra i su plaia custodiada de dos puntas de Monte, que forman un estrecho boquete, que se podía cerrar con cadena, pues es tan estrecha, que sólo podía entrar un navío tras otro”

La ilustración reproducida aquí es la más antigua que conocemos. Se trata del citado plano de 1717 en el cual se presenta el entrante de la Cala flanqueado por el Tossal de la Cala y el de la torre del Aguiló. Entre ellos, tierra adentro hay una pequeña elevación. Tal vez se trate del Chaonell, que es el nombre que según Vespasiano Gonzaga tenía el lugar donde el soldado de la torre del Aguiló debía esperar al de Benidorm para “prendre el segur” es decir a informarle de que no había peligro. El barranco que aparece dibujado junto a la torre de Morales no continúa hasta el mar lo cual se debe, probablemente, a que en la zona litoral la tierra era baja y se encharcaba con facilidad como ya hemos visto.
Las actividades humanas fueron principalmente la pesca y la agricultura. Hemos podido comprobar que los pescadores de la Vila Joiosa, Finestrat y Benidorm utilizaban la Cala como lugar de amarre de sus barcas pagándose el diezmo del pescado a la parroquia de Benidorm hasta 1717. Las tierras próximas se dedicaban a la agricultura de secano, sobre todo el trigo. Ya hemos visto que a pesar de la proximidad de las fuentes de Polop no se pudieron llevar las aguas de riego por problemas jurídicos. El rendimiento agrícola de esta zona fue bajo a pesar de que durante los siglos XVII y XVIII la pluviosidad era más alta que la actual.

Profesor D. Francisco Amillo Alegre ("La Cala de Finestrat en los siglos XVII y XVIII")
Para consultar el artículo completo:

"Playa de Poniente, Benidorm, desde la Torre del Aguiló"
Un muy interesante artículo sobre las Torres de defensa del litoral valenciano podeis leerlo en la revista Mètode:
Del paisaje de la defensa a la defensa de un paisaje
Propuestas para la protección del litoral valenciano
por Josep Vicent Boira Maiques, Departamento de Geografía, Universitat de València

Y en
podeu trobar aquesta torre i 12 més, amb unes fotos molt bones amb les quals van editar un preciós calendari. (Calendari de les universitats públiques valencianes) Enhorabona, el guarde com un tresor.


"Torre y Benidorm al fondo"
Referent a la Torre del Aguiló (La Vila Joiosa), diu:
"No té atalladors, però, dels tres soldats, tenen obligació los dos d'eixir cada matí a fer ses descobertes. El que és de companya eixirà a la part de llevant i descobrirà el Xaonell, lloc a on pot haver una fragata i no es pot veure d'altra part, i des d'allí donarà el segur a l'atallador de Benidorm i se'n tornarà a la torre, a on també el donarà, i es restarà a la vista d'ella per ser de companya. L'altre, que eixirà a ponent, descobrirà la cala Fonda, la cala del Lleïm i altres llocs, i aplegarà al riu de Torres a donar lo segur a l'atallador de la Vila Joiosa, i, donat, se'n tornarà a la torre a fer lo mateix, i aprés se n'anirà a on li pareixerà, per ser de vila."
(Les ordinacions de la costa marítima del Regne de València (1673), p.182)
Una anécdota, unos taxistas me dijeron que la Cala era de la Vila, pero que se la habían cedido a Finestrat a cambio de "unos pozos de agua"... No me extraña, el agua ya es, y será cada vez más, una buena moneda de cambio.