viernes, 9 de octubre de 2009

Dos estados del alba, Mariano Estrada


Dos estados del alba

Para Lidia

1

Amanece con plomo
en las paredes de la intimidad,
donde hoy habita el hielo.
También el día es triste
en los espacios
helados de la casa.
La grama del jardín
se ha agostado en los picos
cortantes del termómetro.
Las plantas gimotean, en silencio,
una tristeza persistente
y mis ojos no encuentran en el mar
el bálsamo que el alma necesita.

Quisiera estar dormido, nuevamente,
y sólo despertar cuando pudiera
volver a contemplarte.


2

Se me abre la mañana
con un beso de luz y de dulzura.
El día ofrece al sol
un horizonte rojo
de fuego y de belleza
y en mi frente se posa la caricia
de un aliento dormido.
El rocío embellece
la hierba del jardín
y las hojas tupidas de las plantas.
Los reflejos del sol,
sobre la extensa
llanura del Mediterráneo,
se meten en mis ojos
como un asedio múltiple de espejos.

Espejos que desvío hacia tu rostro
para mirarte con delectación
y penetrar tu alma.
.
Mariano Estrada
Del libro "Las orillas del mar"


2 comentarios:

Mariano Estrada dijo...

Gracias, Transi:
Sabes que duermo muy bien entre tus fotos. Porque son preciosas.
Te mando un abrazo desde Facebook. María Robles te ha colgado en mi Muro.
Un beso, una perla, una pluma y una flor.

Transi dijo...

Gracias a ti por regalarnos tus poemas.
María Robles/Transi
(Las dos te besan)